miércoles, 7 de enero de 2009

Tolico prepara sus últimas voluntades


(Aldeíta de Villar de Ulloa, sita en el municipio de Palas de Rei. Imagen de Wikipedia)

—¿Qué te ocupa, Tolico, que te encuentro abstraído?
—¿Conoces tú el día y la hora?... Yo, tampoco. Y, por ello, preparo mis últimas voluntades. Para cuando me llegue el momento, no deseo llanto ni lágrimas. Quiero canarias, muchas canarias a mi alrededor, que no sabéis cómo me tiene el forzado celibato a que me sometéis, y banda de música y gaiteros, y cohetes. Quiero sentir la alegría y la fiesta. Quiero percibir el danzar de las pajaritas, su presencia, su contacto. En el momento del adiós, silencio; y después, concierto. Y, para que no haya dudas, que venga el señor notario para dar fe de mi deseo.
—Como tú prefieras, Tolico, pero, sé original.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una lágrima por los difuntos se evapora una flor sobre su tumba se marchita, Una juerga gaitera sobrevivirá por todos los tiempos y siempre habrá quién lo recuerde
Y lo cuente a sus nietos, y estos se lo contarán a los suyos
Y así continuará generaciones tras generaciones, así que Tolico, me parece estupendo que sigas la misma idea, yo también me lo voy a plantear contratando bandas de rock and roll.

Un besazo para mi gato Polaco.

ASI dijo...

Pues me ha gustado la idea, yo también quiero un buen fiestón, para ver a todo el mundo contento desde arriba. Y no trajes negros, sino amarillos, y verdes y rojos! Y mis cenizas al mar, en galicia! Y Bob Marley sonando de fondo, eso sería un entierro cojonudo!