lunes, 5 de enero de 2009

Tolico se va de marcha


(Fotografía tomada de busateo.org)

—¡Qué susto más grande, Manoliño! Todavía me tiemblan las piernas.
—Sólo a ti se te ocurre, Tolico.
—Cuando me iba a bañar, encontré entreabierta la ventana y no sé qué pasó por mi cabeza. Así que, ¡a la calle! Según salía, me di cuenta del tremendo error y bordeé el edificio en busca de una ventana abierta de la escalera. Desde la barandilla del rellano os lanzaba piás de auxilio y vosotros que no os enterabais; así que a cuidar ese oído, bonitos.
—Y en el desarrollo de la aventura, ¿qué pasaba por tu cabeza?
—Venían y se iban ideas a velocidad vertiginosa, como fogonazos, como rayos, y me encomendaba al Cielo y a la Tierra en demanda de ayuda.
—Pero, tú eres agnóstico.
—Cuando te encuentras apurado, Manoliño, por si acaso, estás a todo. Como conclusión, esta casa es el mejor país en que pudiera haber caído; así que se acabaron las aventuras, pero no dejéis ventana alguna abierta, por si acaso.
—El nuestro, Tolico, sí es el mejor país del mundo. Una asociación de agnósticos pone en marcha desde hoy en Barcelona lo que han dado en llamar Bus Ateo.
—La campaña, Manoliño, digo yo que también la extenderán a las ciudades de los países islámicos.

Posdata del autor: la vivencia de Tolico es real y no ficción.

1 comentario:

ASI dijo...

Desde luego, menudo susto nos has dado esta mañana Tolico! Pero tu sabes mejor que nadie que como en casa en ningún lado!

Por cierto, me ha gustado el lema del autobús!