miércoles, 19 de marzo de 2008

19 de marzo, día del padre

—Tal día como hoy, Manoliño, no puedo evitar sentirme apagado.
—¿Apagado? ¿Por qué?
—¿Y tú me lo preguntas? ¿Dónde has olvidado tu sensibilidad, tu saber estar, tu…?
—¡Serénate, Tolico, por favor!
—¡Serénate, Tolico! ¿Qué sabrás tú? ¿Cuál ha sido tu regalo hoy, que ni te dignas comentármelo?
—Lo siento, colega. Créeme que, en ocasiones como ésta, no sé qué actitud adoptar para que no te rayes.
—No han sido calcetines ni camisa ni pañuelos ni corbata…
—Efectivamente, amigo. Se trata de El economista camuflado, de Tin Harford, un best seller que promete engancharme.
—Enhorabuena, Manoliño, pero, ¿te has parado a pensar que de cada cuatro padres, uno no lo es en realidad?
—¡Amarillista! ¡Tú si eres amarillista! Por otro lado, cuando el ama lea la entrada de hoy, ¡vas a enterarte!
—Tú eres quien se va a enterar, que te vas a hartar de bricolaje en estos días de Semana Santa, de hacer bujeros, de…
—¡Basta, Tolico! Advierte a nuestros amigos que abrimos un paréntesis hasta el próximo lunes en que, Dios mediante, con los bujeros hechos, como tú dices, volveremos a encontrarnos.
—¡Palabra de Tolico!

P.D.: Gracias a Alban por entrar y por su comentario. Además de conocer a través de Google Analytics las visitas que recibimos, no me canso de escribir que, a Bartolo y a un servidor, nos gratifica conocer la percepción de nuestros amigos.

2 comentarios:

aolivo dijo...

“Uno de cada cuatro varones que se somete a las pruebas de paternidad descubre que no es el padre de su hijo”.

Aún no puedo creer lo que mis ojos están releyendo Tolico, porque es la tercera lectura que hago del texto de hoy. Ya veo que tienes dominado a tu colega, para permitirte hacer tal comentario, aunque sea sobre una noticia dada por la prensa, lee bien que para eso he copiado el titular, para que tú lo releas de nuevo. ¿Ya lo has hecho? Pues eso, qué quieres que te diga.
Por si tú tuvieras alguna duda –que tu colega y padre de la criatura no le queda ninguna, estos comentarios son cosa tuya para pinchar, que nos conocemos- piensa bien y recuerda el concurso de pies que hicimos hace ya algo mas de cinco años entre tu colega, el abuelo Manolo y mi criatura. ¿Quién ganó?
Ganaron los tres, y ¿qué ganaron? El premio a los pies más extraterrestres. ¿Por qué ganaron los tres? Porque esos pies sólo podían haber sido clonados, eran idénticos, sólo cambiaba el tamaño, por eso de que, las generaciones van creciendo. ¿Tienes algo que decir al respecto ó sigo descubriendo detalles? Respecto al bricolaje ¡¡ALELUYA, ALELUYA, ALEELUUYAAAAA!! Por fin se hará la luz.

Un achuchón de los que no te gustan, ¡muuuuá!, y a pesar de estos corre ve y dile ¡¡¡arriba Bartolo que es los más grande después de mi criatura y no te pongas celoso.

Olivo II dijo...

Posdata: Se me olvidaba, ¿qué pasa con “Los Chicos Del Coro”?, ¿a caso no cuenta como regalo del dia del padre?